1 de cada 3 mexicanos son víctimas de crimen

Victimización en México

Las tasas de victimización son altas, pero se pueden reducir de manera efectiva a través del monitoreo y tratamiento de los diferentes tipos de violencia que afectan a diferentes personas. El IPM 2019 presenta algunos datos relevantes.

Cada año, uno de cada tres adultos es víctima de un delito en México, de acuerdo con ENVIPE. Sin embargo, algunos tipos de violencia afectan de manera desproporcionada a ciertos grupos en particular.

Por una parte, el 71% de las víctimas de trata de personas fueron mujeres y niñas en 2018. Por otra parte, es más probable que los hombres sean víctimas de homicidio, ya que constituyen casi nueve de cada diez víctimas de este delito.

Adicionalmente, los datos muestran un patrón en el que las víctimas han sufrido más de un delito o acto de violencia. En total, hubo 1.3 delitos por víctima en 2017. La ENVIPE calcula que hubo alrededor de 1.1 casos de secuestro por víctima de secuestro, lo que indica que por lo menos una proporción de las víctimas han sido secuestradas más de una vez. Una encuesta entre mujeres que han padecido violencia en el trabajo concluyó que, en promedio, cada mujer tuvo tres agresores en el último año.[1] Las mujeres que vivieron violencia por parte de algún integrante de la familia tuvieron un promedio de 1.6 agresores cada una.[2]

Tomados en conjunto, estos hallazgos indican que ciertos grupos son más o menos vulnerables, dependiendo del tipo de violencia.

Homicidio

La mayoría de las víctimas de homicidio en México son hombres jóvenes. En 2018, nueve de cada diez víctimas de homicidio fueron hombres. Entre tanto, los jóvenes representan un tercio o más de las víctimas de homicidio cada año.

Secuestro

Es difícil recabar estadísticas de secuestro, pero el INEGI estima que en 2017 hubo alrededor de 80,300 secuestros que afectaron a unas 72,650 víctimas – una tasa de 1.1 hechos por cada víctima. En 2017, 58% de los secuestros duraron menos de 24 horas, y 19%, cuatro días o más. La ENVIPE no desglosa los casos de secuestro por sexo de la víctima, pero cerca de 10% de los incidentes quedan consignados en los datos sobre la delincuencia. Los datos de carpetas de investigación indican que, en 2018, 74% de las víctimas de secuestro fueron hombres y 85% fueron adultos. Estos resultados concuerdan con la investigación previa del IEP sobre desapariciones en México, según la cual, al igual que ocurre con las víctimas de homicidio, la mayoría de las víctimas de desapariciones fueron hombres en edad laboral.

Trata de personas

El 71% de las víctimas de trata de personas fueron mujeres y niñas en 2018, de acuerdo con estadísticas de autoridades estatales. El 21% fueron hombres y niños, y el sexo de la víctima no fue indentificado en un poco más de 7% de los casos. Los adultos constituyeron 47% de las víctimas, mientras que 40% correspondió a menores. Es posible que estos casos involucraran una amplia gama de actividades, desde trata con fines de explotación laboral hasta prostitución, esclavitud sexual, tráfico de órganos, adopción ilegal, matrimonio forzado o explotación sexual infantil. La base de datos disponible sobre la delincuencia no aporta más información sobre la naturaleza de cada caso.

Violencia intrafamiliar

La violencia intrafamiliar se incrementó en 5.7% de 2017 a 2018.[1] Aunque la nueva base datos sobre la delincuencia contiene la cantidad de averiguaciones, carece de datos acerca del número, edad y sexo de las víctimas.

Una encuesta realizada por INEGI sobre la violencia sufrida por mujeres (Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, ENDIREH), señaló que 25.6% de ellas fueron objeto de violencia por parte de su pareja o cónyuge en 2016, y 10.3% vivieron violencia por parte de otro integrante de la familia, a menudo hermanos, el padre o la madre.[2]  La encuesta no incluye datos sobre las experiencias de hombres ni de niños y niñas, lo cual es importante registrar si se desea tener una perspectiva completa de la violencia intrafamiliar. Por ejemplo, los datos de Reino Unido muestran que, entre 2017 y 2018, 35% de las víctimas de violencia intrafamiliar fueron hombres.[1]

Violencia sexual

La violencia sexual ha ido incrementándose en México por lo menos a partir de 2015.[2] Desde dicho año, únicamente en seis estados han disminuido las tasas de violencia sexual, mientras que en 26 han aumentado. Ni los datos de carpetas de investigación ni los de la Encuesta Nacional de Victimización proporcionan el número total de víctimas de violencia sexual; tampoco desglosan los datos sobre violencia sexual por sexo o edad de la víctima. La ENVIPE incluye la violencia sexual en la categoría “otros delitos”, junto con el secuestro, e informa que 88% de las víctimas de “otros delitos” fueron mujeres. Por otra parte, la encuesta del INEGI entre mujeres de 15 años de edad y más dio a conocer que 41.3% habían sufrido algún episodio de violencia sexual a lo largo de su vida.[3]

Datos sobre victimización

Los datos que se presentan en el IPM 2019 provienen de las mejores fuentes disponibles. Sin embargo, hace falta información importante sobre la experiencia y las características de las víctimas, así como de los perpetradores de muchos tipos de violencia.

No es posible desarrollar políticas públicas efectivas, basadas en evidencia, sin evidencia de alta calidad.

__

Usted puede leer más sobre los datos disponibles, la importancia de los datos, y soluciones para mejorar la calidad de los datos y las respuestas de la violencia en el Índice de Datos sobre Homicidios y el Índice de Paz México.

Información adicional

O relatório completo pode ser baixado do site visionofhumanity.org abaixo. Outros conteúdos digitais, incluindo gráficos e imagens, também estão disponíveis para compartilhamento.

visionofhumanity.org
economicsandpeace.org
indicedepazmexico.org