El impacto económico de la violencia en México

El alto impacto económico de la violencia en México contrasta con la subinversión del gobierno federal en orden público y seguridad.

Dada la magnitud de la violencia en México, es necesario medir su impacto económico para evaluar la carga financiera que impone a la sociedad mexicana.

Estimaciones del Índice de Paz México 2018 (IPM) indican que en 2017 el impacto económico de la violencia en México fue de 4.72 billones de pesos (249 mil millones de dólares), lo cual equivale a 21% del PIB del país. Para poner esta cifra en perspectiva, cabe señalar que es ocho veces mayor que la inversión pública en salud y siete veces mayor que la inversión en educación realizadas el mismo año.

En comparación con el gran costo de la violencia, el gasto de México en su contención es sumamente bajo. En 2017, el gobierno federal asignó apenas 1% del PIB al gasto en orden público y seguridad. Este nivel de gasto representa sólo 60% del promedio de la OCDE y equivale al gasto de países con niveles de violencia muy bajos, como Dinamarca y Luxemburgo.

Lo anterior demuestra un hecho innegable: considerando el alto nivel de violencia que impera en México, el gobierno realmente no invierte lo suficiente en el desarrollo de la capacidad institucional necesaria para contenerla y prevenirla. Estimaciones del IPM 2018 señalan que reducir el impacto económico de la violencia en sólo 1% liberaría recursos suficientes para duplicar el gasto del gobierno en ciencia, tecnología e innovación. Eso señala no sólo el alto costo de oportunidad de la violencia, sino, lo que es más importante, la rentabilidad de invertir en su contención.

Desglose de los costos

El modelo de impacto económico de la violencia desarrollado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) utiliza un método contable que suma 10 indicadores relacionados con la contención y la prevención de la violencia, así como la atención de sus consecuencias. El modelo integra los costos directos e indirectos de la violencia, así como un “efecto multiplicador”. Este calcula la actividad económica adicional que se hubiera acumulado de haberse evitado los costos directos de la violencia.

Al desglosarlo por categorías, se aprecia que el factor que más contribuyó al impacto económico de la violencia en 2017 fue el homicidio, que representó 46% del impacto total en 2017, en comparación con 42% en 2016. El impacto económico total de los homicidios sobre la economía mexicana ascendió a 2.18 billones en 2017, lo cual equivale a 10% del PIB de México. Los delitos con violencia, que incluyen robo, asalto y violación, constituyeron la segunda forma más costosa de violencia y representaron 40% del impacto económico de la violencia, con 1.9 billones de pesos.

A su vez, el gasto del gobierno federal en actividades dirigidas a reducir la violencia —gastos militares, de seguridad interna y en el sistema judicial— fue de 493 mil millones de pesos, lo que representa 10% del impacto económico total. El 3% restante de pérdidas económicas tiene que ver con el miedo a la violencia, crímenes de la delincuencia organizada, compras domésticas de armas de fuego y costos de seguridad privada.

En general, los homicidios y los delitos con violencia representaron 87% del impacto económico de la violencia en 2017, como se aprecia en la gráfica 1. Esto indica que en México el impacto de las consecuencias de la violencia es mucho mayor que el gasto en su contención.

Per cápita y por estado

El impacto económico de la violencia en todo el país ascendió a 33,118 pesos por persona en 2017. Estas pérdidas per cápita representan más de cuatro meses de ingresos de un trabajador mexicano promedio o dos meses de ingresos de una familia mexicana promedio.

Según los resultados del IPM 2018, los estados con menores niveles de paz tienden a registrar un mayor impacto económico de la violencia per cápita. La correlación es fuerte y estadísticamente significativa, como se aprecia en la gráfica 2.

Costo de oportunidad y costo-efectividad

La violencia impone una cuantiosa carga financiera para la sociedad mexicana. Su alto precio implica que los recursos que se podrían destinarse a fines más productivos se agotan por las consecuencias no productivas de la violencia.

De hecho, la compensación financiera creada por la violencia en México esclarece de qué manera pueden ser rentables las inversiones en programas (no militarizados) de contención de la violencia, en particular si se considera que reducir el impacto económico de la violencia en sólo 1% liberaría recursos equivalentes al gasto gubernamental en ciencia, tecnología e innovación.

El año de 2017 resultó el más violento del que se tiene registro, con un deterioro de 10.7% en el nivel de paz del país en relación con 2016. Al mismo tiempo, la tasa de delitos con violencia subió 15.2% en 2017.

El aumento de la violencia contrasta con la reducción del gasto gubernamental en contención de la violencia desde 2014, alcanzando una baja de 7% entre 2016 y 2017, como se muestra en la gráfica 3.

Ajuste del gasto en contención de la violencia

De cara al futuro, para que México consiga reducir sus altos niveles de violencia y el costo respectivo, será preciso ajustar de forma significativa el gasto en su contención.

Gastar más allá de un nivel óptimo podría restringir el desarrollo económico de un país, pero hasta ahora la subinversión ha creado las condiciones para que persistan niveles de delincuencia excesivos, lo cual ha ocasionado un notorio impacto negativo sobre la economía.

Estos intercambios de recursos no son fáciles de entender y plantean un importante reto de política pública. La escasez de recursos públicos significa que un incremento en el gasto en contención de la violencia tendrá que financiarse con un aumento de impuestos o una reasignación de recursos de otros sectores.

Mientras tanto, la falta de capacidades en los sectores judicial y de seguridad siguen aumentando la “brecha de seguridad” de México y los consecuentes costos de la violencia son mucho mayores que los gastos en su contención durante un periodo en el que los niveles de violencia van en aumento.

Información adicional

O relatório completo pode ser baixado do site visionofhumanity.org abaixo. Outros conteúdos digitais, incluindo gráficos e imagens, também estão disponíveis para compartilhamento.

visionofhumanity.org
economicsandpeace.org
indicedepazmexico.org

Descargar
(8mb)